Se pone en marcha la Iniciativa Mundial sobre las Turberas para hacer frente al cambio climático

Se pone en marcha la Iniciativa Mundial sobre las Turberas para hacer frente al cambio climático

17 de noviembre de 2016
Marruecos

unfccc_cop22_peatlands_press_conference_17112106.jpg

From left: Erik Solheim, Head of the UN Environment; Martha Rojas-Urrego, Secretary General Ramsar Convention; Nazir Foead, Indonesia Peat Restoration Agency
  • Las turberas solo cubren el 3 % de la superficie terrestre del planeta; no obstante, contienen el doble de carbono que toda la biomasa de los bosques de la Tierra.
  • El drenaje de las turberas son responsables de hasta un 5 % de las emisiones antropogénicas de carbono

Una nueva iniciativa mundial, presentada hoy en la 22ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22) en Marrakech, pretende reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero protegiendo las turberas, el mayor depósito terrestre de carbono orgánico del planeta.

La Iniciativa Mundial sobre las Turberas es un esfuerzo específico y con plazos definidos de destacados expertos e instituciones para proteger las turberas, que almacenan más carbono en menos espacio que ningún otro lugar del mundo.

La Convención de Ramsar sobre los Humedales, que representa el compromiso de 169 Partes Contratantes o países, se complace en anunciar el lanzamiento de esta iniciativa como socio fundador junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Wetlands International y otras instituciones.

La mitad de los humedales del mundo contienen depósitos de turba. Aunque las turberas solo cubren el 3 % de la superficie terrestre, almacenan el doble de carbono en el suelo de turba que toda la biomasa de los bosques de la Tierra.

Al drenarse las turberas, el carbono se libera a la atmósfera en forma de gases de efecto invernadero. Las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes de la gestión no sostenible de las turberas representan hasta el 5 % del total de las emisiones mundiales; estas emisiones están en aumento debido a las crecientes tasas de degradación y pérdida de las turberas a consecuencia de la agricultura y los incendios. En el mundo se ha drenado el 15 % de las turberas. Además, el 95 % de las emisiones mundiales procedentes de las turberas se originan en 25 países. En un número creciente de estudios se afirma que si no se atajan la pérdida y degradación de las turberas será imposible detener el cambio climático.

En la conferencia de prensa sobre la puesta en marcha de la Iniciativa Mundial sobre las Turberas,  Martha Rojas-Urrego, Secretaria General de la Convención de Ramsar, afirmó lo siguiente: “Conforme los países se preparan para poner en práctica el histórico Acuerdo de París, pueden impulsar considerables reducciones de sus emisiones nacionales centrándose en las turberas como puntos críticos para la mitigación. Actualmente solo unos cuantos países están incluyendo la gestión de las turberas en sus planes sobre las contribuciones determinadas a nivel nacional, por lo que es necesario adoptar más medidas.”

“Ya se dispone de suficiente información sobre la ubicación y el estado de las turberas y también sobre cómo gestionarlas y restaurarlas. La conservación de las turberas también contribuye a la adaptación y la resiliencia, ya que suministran agua dulce y son importantes para refrescar el clima a escala local.”

De aquí a 2030 la Iniciativa pretende incrementar la conservación, restauración y gestión sostenible de las turberas hasta en 25 países clave, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de esos países y mantener los beneficios que brindan sus ecosistemas, contribuyendo así a varios Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La finalidad de la Iniciativa Mundial sobre las Turberas es la siguiente:

  • A nivel mundial: Realizar una evaluación global actualizada sobre el estado de las turberas y su importancia en el ciclo mundial de carbono y para las economías nacionales, haciendo hincapié en la función de las turberas en el cumplimiento de los compromisos sobre la mitigación del cambio climático, según se describe en el Acuerdo de París.
  • A nivel nacional: Identificar las necesidades de los países piloto que cuentan con una cobertura considerable de turberas y empezar a responder a esas necesidades construyendo una base de conocimientos y definiendo opciones para reducir la degradación y mejorar la sostenibilidad de la gestión de las turberas, entre otras cosas mediante la restauración y la elaboración y adopción de estrategias para las turberas y planes de acción sostenibles.

Los miembros fundadores de la Iniciativa Mundial sobre las Turberas son los gobiernos de Indonesia, Perú y la República del Congo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Convención de Ramsar sobre los Humedales, la FAO, el FIDA, la Comisión Europea, Wetlands International, el PNUMA-CMVC, GRID-Arendal, la Agencia Espacial Europea, World Resources Institute, Greifswald Mire Centre y SarVision/Sateligence.

Como instrumento mundial para el uso sostenible de los humedales, la Convención de Ramsar juega un importante papel poniendo de relieve la función de las turberas en la regulación del clima y promoviendo la conservación y restauración de estas.

Para obtener más información sobre las turberas visite nuestro sitio web www.ramsar.org/es/themes/las-turberas y la galería de fotos de las turberas.