Recomendación 2.3: Lineamientos prioritarios para la acción