Declaración del 25º Aniversario de Ramsar

03/06/2000

6a. Reunión de la Conferencia de las Partes Contratantes
Brisbane, Australia
19 al 27 de marzo de 1996

1. La Convención sobre los Humedales se aprobó el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar, al borde del Mar Caspio. Veinticinco años más tarde, en Brisbane, Australia, los participantes en la Sexta Reunión de la Conferencia de Partes Contratantes, que representan a 121 países, así como a instituciones intergubernamentales y a un amplio número de organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, aprovechan esta oportunidad para recapitular los logros de la Convención en materia de conservación y uso racional de los humedales, y exponer su visión del futuro de la Convención.

2. Durante el último cuarto de siglo:

(a) Los gobiernos, las ONG, el sector privado y el público en general han ido cobrando cada vez más conciencia del valor que entrañan los humedales, que, por su gran productividad y sus funciones naturales, aportan importantes bienes y servicios que benefician a las sociedades humanas y sustentan una rica diversidad biológica.

(b) Se ha desarrollado considerablemente el concepto de "uso racional", consagrado en la Convención, y se lo ha asimilado al concepto de "uso sostenible". Muchos gobiernos han empezado a elaborar políticas de conservación y uso racional de los humedales y a incluir su problemática en la planificación del desarrollo nacional. Los debates celebrados en esta Conferencia del 25º Aniversario han puesto de relieve los alentadores progresos que han hecho muchos países de distintas regiones y diferentes niveles de desarrollo económico.

(c) Las Partes Contratantes han designado, para su inclusión en la Lista de Humedales de Importancia Internacional, más de 800 sitios cuya superficie total sobrepasa el medio millón de kilómetros cuadrados. Asimismo, la Convención ha elaborado un conjunto considerable de instrumentos técnicos para prestar asistencia a las Partes Contratantes con miras al mantenimiento de las características ecológicas de los sitios incluidos en la Lista y de otros humedales situados en sus territorios.

(d) Ha habido muchos ejemplos positivos de cooperación en materia de sistemas de humedales y especies de humedales compartidos, incluida la aplicación del concepto de hermanamiento de sitios. El establecimiento del Fondo Ramsar de Pequeñas Subvenciones para la Conservación y el Uso Racional de los Humedales también ha contribuido a incrementar la cooperación internacional en el marco de la Convención.

3. Los participantes en la Conferencia de Brisbane son conscientes de la urgente necesidad de ampliar la comprensión y compartir los conocimientos relativos a las funciones, los valores y las prácticas de gestión de los humedales; por consiguiente, recomiendan que se elaboren mejores programas para la educación y capacitación, y para generar materiales informativos y mecanismos que permitan elevar el nivel de conciencia y la capacidad de aplicar medidas de conservación y uso sostenible de los humedales.

4. Con motivo del 25º Aniversario de la Convención, la Conferencia ha aprobado por primera vez un Plan Estratégico para el período 1997-2002. El Plan mantiene los orientación fundamental de la labor técnica de Ramsar y tiene por objeto mejorar la aplicación de los mecanismos existentes. En él se determina una serie de cuestiones esenciales para lograr que la Convención pueda asumir los retos del siglo XXI. Estas cuestiones, a las que se asignará primordial importancia en las actividades de Ramsar de los próximos dos trienios, abarcan:

(a) la necesidad de garantizar la gestión racional de todos los sitios Ramsar y, cuando sea necesario la aplicación de medidas correctivas en el marco del Procedimiento de Orientación de la Gestión;

(b) la necesidad de incorporar el concepto de uso racional y conservación de humedales en los programas de enseñanza y aumentar la conciencia de los valores y funciones de los mismos en todo el mundo y a todos los niveles;

(c) la necesidad de aumentar la capacidad de los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, las comunidades locales y el sector privado para lograr la conservación y el uso racional de los humedales;

(d) la necesidad de lograr el uso racional de los humedales integrándolos plenamente al proceso de planificación y de adopción de decisiones y haciendo hincapié en la habilitación de las comunidades locales y la participación, desde el primer momento, de todos los interesados directos, reconociendo el potencial de los humedales para apoyar el desarrollo multisectorial y sostenible;

(e) la importancia de designar, para su inclusión en la Lista de Ramsar, a todos los humedales que satisfagan los criterios de la Convención, en particular los tipos de humedales insuficientemente representados en esa Lista, con inclusión de los arrecifes de coral, los manglares, las praderas de pastos marinos y las turberas;

(f) la necesidad de ampliar la cooperación internacional y promover la colaboración entre convenciones y organismos, tanto gubernamentales como no gubernamentales, a fin de apoyar el intercambio de información y conocimientos técnicos, desarrollar las redes, acuerdos de gestión de vías migratorias y estrategias de conservación, así como ejecutar proyectos locales de conservación y uso racional de los humedales;

(g) fortalecer la función catalizadora de la Convención para obtener fondos destinados a financiar actividades relacionadas con los humedales en países en desarrollo y estados con economías en transición;

(h) la contribución de todos los países al logro de los objetivos de la Convención.

5. La celebración del 25º Aniversario es un momento propicio para que la Convención se plantee metas ambiciosas y aborde un horizonte más amplio, a fin de que pueda desempeñar un papel realmente útil en el tratamiento de los principales problemas ambientales del presente y el futuro. Unos de los principales problemas que deberán resolver los planificadores y los decisores en los próximos 25 años e incluso en los años sucesivos es el de garantizar los suministros de agua, y de otros recursos necesarios para una población humana cada vez más numerosa, y al mismo tiempo mantener la diversidad biológica de los ecosistemas de los humedales. Las decisiones que se adopten con respecto a los humedales repercutirán en la situación de sus recursos, incluida la disponibilidad y la calidad del agua. La Convención sobre los Humedales deberá velar por que en esas decisiones se tomen en cuenta los valores y funciones naturales de los humedales así como su gran productividad y su rica diversidad biológica, a fin de que la demanda de agua y otros recursos se satisfaga de una manera ambientalmente sostenible.

6. Si queremos marcar un rumbo eficaz para el futuro, hemos de aprender las lecciones del pasado. El 25º Aniversario de la Convención, y los venideros, son excelentes oportunidades para evaluar su historia, su situación y sus necesidades futuras. Los resultados de las actividades y estrategias en materia de conservación, gestión y restauración de humedales han de examinarse periódicamente mediante un procedimiento de monitoreo y retroalimentación.

7. La Convención también debe dedicar más atención a las zonas marinas y costeras comprendidas en su definición amplia de los humedales. Teniendo en cuenta la degradación de muchas de las zonas costeras del mundo por efecto de las actividades humanas, la Convención debe dedicar más atención a los arrecifes de coral, las praderas de pastos marinos y los manglares, importantes tipos de humedales hasta ahora insuficientemente representados en sus actividades.

8. La Convención sobre los humedales está dispuesta a fortalecer su colaboración con otras organizaciones interesadas en el uso racional y la conservación de los humedales, a fin de poner en marcha un movimiento sinérgico en pro de los humedales. Esas organizaciones son, ante todo, el Convenio sobre la Diversidad Biológica, el Convenio Marco sobre el Cambio Climático, la Convención sobre la conservación de especies migratorias, y otros tratados relacionados con el medio ambiente, además de BirdLife International, la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza), Wetlands International y el WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), con los que ya mantiene vínculos muy estrechos, así como otras ONG y redes de conservación a nivel mundial con las que realizan actividades conjuntas. A fin de garantizar una utilización racional y eficaz de los recursos disponibles, la cooperación ha de realizarse tanto en las actividades en el terreno como en la elaboración de políticas, a nivel internacional, regional, nacional y local.

9. La Convención debe seguir desempeñando una función catalizadora de la cooperación en todos los niveles de la sociedad para evitar nuevas pérdidas y la degradación de humedales y garantizar su uso racional a fin de mantener, restaurar y mejorar, según proceda, las funciones y la diversidad biológica de los mismos.

Back to top
Síganos 
Premio Ramsar

La Convención hoy

Número de » Partes Contratantes: 168 Sitios designados para la
» Lista de Humedales de Importancia Internacional: 2186 Superficie total de los sitios designados (hectares): 208 674 247

Secretaría de Ramsar

Rue Mauverney 28
CH-1196 Gland, Suiza
Tel.: +41 22 999 0170
Fax: +41 22 999 0169
E-Mail: ramsar@ramsar.org
Abrir mapa

Suscríbase a Ramsar Forum