Humedal de Importancia Internacional de San San Pond Sak, Panamá

ANEXO 1

¿MORIRÁ UN HUMEDAL?

 Antecedentes

En los pasados meses de marzo y abril del presente año, la Iniciativa de la Sociedad Civil para el Ambiente (ISCA), en base a la alerta emitida por Fundación Panamá, envió diversas cartas a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) con respecto al área protegida de San San Pond Sak, localizada al oeste de la provincia de Bocas del Toro. En dichas cartas, se apoyaban las acciones emprendidas para detener la obra y el desastre ocasionado por la construcción del terraplén que atravesó el área protegida. También se reflejaba la preocupación de que se estuviera infringiendo la ley y de que la trocha hubiera interrumpido en forma permanente el flujo natural de las aguas afectando peligrosamente el balance del ecosistema.

Sumándose a esta preocupación, el Grupo de Humedales y Zonas Costero-Marinas de Panamá (apoyado por la Unión Mundial para la Naturaleza - UICN), así como la Iniciativa de la Sociedad Civil para el Ambiente (ISCA), la Fundación Parques Nacionales y Medio Ambiente (Fundación PA.NA.M.A.), el Círculo de Estudios Científicos Aplicados (CECA), la Asociación Oceánica de Panamá y la Fundación para la Protección del Mar (PROMAR) instan a la ANAM a que tome medidas inmediatas para que el promotor de la obra remueva el relleno de forma total.

El humedal de San San Pond Sak es un hábitat de significativa importancia para las aves acuáticas y para diversas especies de fauna que se encuentran en peligro de extinción, destacándose los manatíes y las tortugas marinas. Este sitio contiene también una variedad representativa de asociaciones vegetales características del área, como los manglares y bosques de orey. Por otra parte, este humedal recarga el acuífero que proporciona el agua a muchos habitantes de la región.

Vale destacar que los humedales son sitios de importancia para el ambiente, la economía y la cultura de nuestros países. Se destacan entre los ecosistemas más productivos de la Tierra, que contribuyen a regular regímenes hidrológicos y la calidad del agua y desempeñan muchas funciones vitales, tales como protección de la costa, mitigación de inundaciones, entre otras. Entre los humedales se encuentran los lagos y lagunas, los ríos, los arrecifes de coral, los esteros y manglares, las llanuras de inundación, las turberas, los pantanos y los bosques inundables. Por su belleza paisajística y las especies que albergan son sitios de gran potencial ecoturístico en Panamá.

En 1993, a solicitud de la República de Panamá, el área del humedal San San Pond Sak fue incluida en la Lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención de Ramsar, convirtiéndola en un área de importancia significativa no solo para Panamá, sino para toda la humanidad, cuya conservación es un compromiso internacional para nuestro país. De no menos relevancia, es el hecho de que mediante Resolución No. J.D.-020-94 de la Junta Directiva del entonces Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables (Gaceta Oficial No. 22,617 del 2 de agosto de 1994), se declaró San San Pond Sak área protegida bajo la categoría de Humedales.

La Resolución mencionada, en su artículo 3ro. expresa: "Considérense las tierras, bosques y aguas que se encuentran comprendidas dentro de los límites señalados en el Artículo primero de esta resolución, como parte del patrimonio natural del país. Los propietarios, precaristas o posesionarios deberán adoptar las disposiciones sobre el uso de la tierra y otras que emanen del Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables, tendientes a proteger la vida silvestre, los suelos, el régimen hidrológico y demás funciones del ecosistema."

A principios del año 2000, un empresario residente en Changuinola destruyó una parte del humedal, eliminando la vegetación y alteró el flujo normal de circulación de sus aguas al construir con la utilización de equipos pesados, un terraplén de 1.2 kilómetros de largo por 5 metros (promedio) de ancho, en forma perpendicular a la línea de la costa. Su aparente objetivo fue construir un camino que pudiera facilitar el acceso para llegar a la costa. Es importante señalar que para realizar dicha obra, que originó la destrucción de una parte de este valioso humedal, no fue solicitado permiso alguno a la ANAM. Tampoco se realizó el estudio del impacto ambiental de la obra sobre ese frágil e importante ecosistema. Debido a lo señalado, la oficina local de ANAM en Changuinola suspendió inmediatamente la obra y multó a los responsables.

Situación Actual

Un estudio preliminar realizado en julio de 2000, gestionado por ANAM a través del Proyecto Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño, determinó el grado del impacto que está teniendo la existencia de este terraplén. De acuerdo a especialistas que participaron en el estudio, así como en base a observaciones en el sitio y análisis diversos, algunas de las conclusiones que se derivan son las siguientes:

Numerosas especies de flora y fauna se encuentran en peligro debido a las nuevas e inadecuadas condiciones ambientales que se están imponiendo al humedal. Se ha notado una avanzada pérdida de la calidad del agua ya que muestra eutroficación (proceso que reduce el oxígeno en el agua), convirtiendo al humedal en un sitio inhabitable para las especies acuáticas nativas.

Es posible que el humedal no sirva en el futuro como hábitat para aves vulnerables y originales de allí (cotinga de tres moscos, ave sombrilla, etc.), y otras migratorias.

Las nuevas condiciones del humedal pondrán en peligro la existencia del manatí, uno de los mamíferos que se encuentra mundialmente en mayor peligro de extinción y que habita allí.

Actualmente el terraplén construido amenaza el hábitat reproductivo de tortugas marinas como la Baula (Dermochelys coriaceae) ya que invita al saqueo de sus nidos y altera el entorno. Esta y otras especies de tortugas marinas están protegidas bajo la Convención de Cartagena sobre la Conservación y Desarrollo Sostenible del Gran Caribe, impulsada por WIDECAST (Wider Caribbean Sea Turtles Recovery Action Team). Esta Convención y sus protocolos han sido adoptados por Panamá e imprimen un estatus especial a las playas de anidación y zonas de forrajeo para las tortugas marinas.

La nueva situación hidrológica provoca cambios drásticos en el suelo que afectan especies singulares de la flora de la región incluyendo algunas de importancia forestal como el cativo y el orey.

El estancamiento de las aguas puede producir un aumento de insectos transmisores de enfermedades (dengue, malaria, paludismo, leishmaniasis, etc.), amenazando así a las poblaciones humanas cercanas, incluyendo a Changuinola.

La economía local puede verse afectada ya que el humedal juega un papel importante en la protección contra vientos e inundaciones, evitando daños a las fincas bananeras y a las comunidades vecinas. Por otro lado, el atractivo turístico que representa la observación de tortugas, manatíes, aves y otras especies, así como la belleza escénica del sitio se reducirá en un mediano plazo.

Si no se procede a revertir la situación de forma INMEDIATA la obra sienta un precedente legal nefasto para las áreas protegidas del país.

Por todos estos factores, las organizaciones ambientales mencionadas, concluyen en que la única solución para este problema es eliminar el terraplén en su totalidad y dejar que las especies nativas se regeneren. Todos los costos de la remoción deben estar a cargo de los infractores, además de imponérseles las multas correspondientes, como parte de su punición por los daños ocasionados. El rápido deterioro ambiental que se está evidenciando en el humedal requiere que estas acciones correctivas inmediatas. Aquellos grupos y personas que velan por la salud ambiental, el potencial económico del humedal y el cumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales, apoyarán a la ANAM en su misión.

Back to top
Follow us 
Ramsar Awards 

The Convention today

Number of » Contracting Parties: 168 Sites designated for the
» List of Wetlands of
International Importance
2,187 Total surface area of designated sites (hectares): 208,608,257

Ramsar Secretariat

Rue Mauverney 28
CH-1196 Gland, Switzerland
Tel.: +41 22 999 0170
Fax: +41 22 999 0169
E-Mail: ramsar@ramsar.org
Map: click here

Ramsar Forum: subscribe